Sobre la entrada

Información del autor

Análisis: Catherine


Hm… Por donde comenzar.

Hola.

Este es mi blog. ¿Original, eh?

Bueno, vamos al tema, que el presentarme no es lo mío.

Seguramente has oído hablar de este título. Le sigue la polémica. Un título de Atlus (compañía pequeña pero seria, conocida por su buen hacer en todos sus trabajos, con 20 años de historia sobre sus espaldas…) le da por crear un título que inicialmente se cree es de corte erótico. Es más, mucha gente lo sigue creyendo. Imágenes como la de arriba no ayudan a quitar esa impresión… que obviamente, es buscada a posta.

Pero Catherine no es un juego erótico. Es un juego que habla de nosotros mismos.

Pero vamos por pasos, hagamos esta exposición de forma ordenada.

Vincent, el protagonista del juego, es un informático (como yo) de 32 años (como yo, en este preciso momento), con el pelo largo y rizado (como yo, pero diferente peinado), de aspecto algo descuidado (como yo), con perilla, mal afeitado (como yo), y de mirada ojerosa (como yo). Este primer factor, casual (espero), es el primero que ha condicionado una atadura emocional con el juego. El personaje no soy yo, pero me recuerda a mi ¿pero y su personalidad?

Su personalidad es indefinida… hasta que tú la defines.

Vincent está en esa edad que sigue siendo joven pero que siente que ya no lo es tanto. Lleva muchos años con su novia, Katherine, y tocaría dar el gran paso. Pero no quiere cambiar. No quiere más problemas. Es feliz como es y no quiere verse de forma diferente. Pero sabe que eso no durará, y se siente presionado para dar el siguiente paso en su vida.

Y para acabar de complicar la historia, aparece en su vida una tal Catherine… con la que acaba metiendo los cuernos a la otra Katherine.

El tema central del juego no son los cuernos. El tema central del juego es una decisión que definirá el resto de la vida del personaje, seguramente. Cuernos y demases, son solo excusas, presiones argumentales, para forzar al protagonista a tomar una decisión, plantearse por qué y el cómo de las cosas, en el curso de una semana… y obviamente, para dar fuerza al guión.

Como he dicho antes, la personalidad del protagonista es indefinida. Tú la defines. El juego, de forma muy inteligente, te obliga a ello. Preguntas, conversaciones, SMS… te fuerzan a tomar decisiones a las que en una primera partida es aconsejable contestar con honestidad. Las respuestas que des, en todas ellas, moverá un nivel que en un principio entenderemos que es el típico bien / mal pero que según avancemos nos daremos cuenta que igual no está tan claro. El guión, a su vez, se verá ligeramente alterado (sin romper el hilo argumental), por nuestras toma de decisiones.

Pocas veces me he sentido tan representado en un juego. Aunque mis circunstancias sean diferentes de las del protagonista, no puedo quitarme de la cabeza la sensación de que el juego habla de mí. Y eso, francamente, es abrumador y terrorífico. Solo conozco otro juego capaz de eso: el Silent Hill Shattered Memories… y como ese, depende completamente de cómo te tomes la primera partida.

Pero sigamos con el juego. El juego se divide en dos partes. Una, es el mundo real. Vincent hace su vida en él. A base de fantásticas CGS y animaciones 3D, nos encontramos con un mundo pequeño: su cuchitril, los lavabos, un café, un japonés de esos que pagas por el color de los platos, y el bar donde pasa gran parte de la noche… lugar donde interactuaremos con nuestros amigos, los encargados del bar, y otra gente que deambulará por allí.

También podremos cambiar la música de fondo, jugar a una recreativa, leer y enviar SMS, emborracharnos (podemos elegir en cubatas, cervezas, whiskies o sakes), oír una voz en off explicarnos “todo eso sobre la bebida alcohólica que nunca te habías preguntado pero es interesante de saber”… etc. Es el principal punto de control, sobre la historia de Vincent.

La otra parte es el mundo de los sueños. O de pesadillas. En el Vincent, en paños menores y con unos cuernos, se ve obligado a superar unos puzles en forma de escalera, francamente complejos.

Aconsejo a todo el mundo que en una primera partida se elija fácil, más que nada porque son una verdadera pesadilla. Pocas veces encontrareis puzles tan exigentes mentalmente en un videojuego.

Mover bloques, provocar derrumbes, usas los pocos objetos especiales que nos permiten resolver situaciones, darle al botón de deshacer (imprescindible), esquivar enemigos, escalar a contra reloj… parece sencillo, de hecho, si miráis videos en YouTube estaréis convencidos de que es sencillo. Y estaréis equivocados.

Al final de cada zona (a excepción de la final), nos encontraremos una especie de capilla, con un montón de… ovejas (Aunque por los cuernos yo diría que son cabras). Con estas cabras puedes interaccionar, hablar, opinar, aprender técnicas nuevas (importantísimo) para la escalada, y visitar el confesionario, para subir al siguiente nivel. En este, te harán una pregunta, directa, a veces con trampa, otras veces sin,  que al igual que todas las conversaciones y opiniones, ayuda a definir tu personaje… o a ti mismo.

Esta pregunta,  tratada con especial mimo, se enviará luego a un sondeo online (la primera vez que contestamos, solo), donde podremos comprobar las respuestas dadas, según sexo. Muy pero que muy curioso, los resultados que iremos viendo.

Catherine es un juego trampa. Pocos juegos salen al mercado, tan singulares. Nada en el juego es al azar. Lo que se ha tratado en él, se ha tratado por deseo de los desarrolladores (al final del juego lo dicen, sin vergüenza alguna),  todo son metáforas y dobles sentidos, y se ha puesto un empeño importante a que el juego trate sobre uno mismo (como llevo insistiendo en todo el artículo)

No es el juego de corte erótico que muchos se empeñan en ver (todo y que algo de erotismo tiene, pero no mucho más que otros muchos juegos). Lo que lo hace único no es el guión (todo y  que es único, en videojuegos, y más hoy en día). Lo que define el juego, lo realmente importante es el tema que trata, y como lo trata: Nosotros somos el eje central del juego.

Gráficamente a un nivel muy alto, musicalmente bello, argumentalmente fantástico… el juego es descaradamente una obra atemporal. Un nuevo clásico. Puedo asegurar que en 2, 4, 5, 10, 20 años, este juego se nombrará. Seguramente como una rareza… como una genialidad. Pero se hablará.

Desde el asiento de mi ordenador, no puedo decir más que… bravo.

Para finalizar decir que el juego me lo compré en inglés, para la ps3, de importación. Creía que el juego no saldría aquí pero me equivoqué completamente. El juego saldrá en nuestras tierras, teóricamente en perfecto castellano, y quien sabe si doblado.

Esta entrada fué publicada por primera vez en http://blogs.gamefilia.com/thewazaa/17-08-2011/44614/catherine

Anuncios

Etiquetas:, , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: